Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias


Fuente Cuaderno de bitácora estelar


El Universo del Infrarrojo: el cielo visto por el telescopio espacial Spitzer

Si ayer comentábamos los resultados más recientes del satélite Akari, con impresionantes imágenes de la bóveda celeste, hoy le toca a su contrapartida americana, el telescopio espacial Spitzer .

Spitzer consta de dos instrumentos: IRAC, que opera en el infrarrojo medio (3-8 micras) y MIPS, en longitudes de onda mucho más largas, y que van desde las 24 a 160 micras. Cubre así los rangos que deja libre Akari. Por otra parte, la resolución espacial (la capacidad de distinguir detalles estructurales) es mucho mejor que la de Akari, que sin embargo es capaz de cubrir regiones del cielo mucho más grandes. Por tanto, ambos observatorios son realmente complementarios, y nos permiten obtener piezas muy diversas de varios interesantes puzzles, entre los que me gustaría destacar los siguientes, con varias imágenes ilustrativas (desde lo más lejano a las inmediaciones de la Tierra):

Cosmología
Las primeras etapas de la formación del Universo y de las galaxias. Como ejemplo mostramos una imagen tomada en la región del Hubble Deep Field, que corresponde a los primeros tiempos de Universo, o Edad Obscura .



Astronomía Extragalactica
Las morfologías y fenomenologías pueden ser extraordinariamente complejas y diversas. Una de las más sorprendentes corresponde a la galaxia de la rueda de carro .



La Vía Láctea
Si Akari nos muestra la totalidad de la Galaxia (al menos la proyección, ya que nosotros estamos dentro de ella), Spitzer nos revela interesantísimos detalles estructurales de sus componentes.



Regiones de formación estelar
Las estrellas no nacen aisladas, sino en complejas regiones de polvo y gas interestelar. Un ejemplo bellísimo lo proporciona la cabeza de la Nebulosa de la Bruja (IC2118).



En otras ocasiones hemos hablado de otras asociaciones, como ha sido el caso de Barnard 30 . Ayer mismo mostrábamos Orión desde un punto de vista general . Spitzer nos permite contemplar la nebulosa con sorprendente detalle .




Discos protoplanetarios
Este campo es, sin duda, uno de los grandes avances proporcionados por Spitzer. Ahora somos capaces de ver sistemas planetarios en diferentes grados de formación, estudiar incluso las propiedades de planetas extrasolares, o contemplar directamente la destrucción de uno de estos sistemas por la acción de una estrella muy jóven y masiva localizada en las proximidades.




El Sistema Solar
Varios cometas han sido analizados con gran detalle. Como ejemplo, el Schwassmann-Wachmann 1.

Sin lugar a dudas, los próximos años prometen ser fascinantes. Máxime cuando a estos dos telecopios se una el satélite  Herschel , la contrapartida de la Agencia Espacial Europea que funcionará a longitudes de onda más largas, y cuyo centro de operaciones científicas estará en Villafranca, en las proximidades de Madrid.

 


www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007