Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias


Fuente Astroseti

Posibles Cavernas en Marte

La sonda Mars Odyssey de la NASA ha hallado siete orificios en la superficie de Marte que podrían constituir la entrada a grandes cavernas subterráneas.

21 de septiembre de 2007
Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), Pasadena (California)
NASA


La nave Mars Odyssey de la NASA ha detectado en las laderas de un volcán de Marte siete agujeros que podrían constituir la entrada a varias cavernas subterráneas, un descubrimiento que alimenta el interés por la existencia de posibles hábitats subterráneos e impulsa la búsqueda de cavernas en otros lugares del planeta rojo.

El hallazgo de una serie de formas oscuras, casi circulares, con diámetros de entre 100 y 250 metros, dejó perplejos a los investigadores que analizaron varias imágenes tomadas por los orbitadores de la NASA Mars Odyssey y Mars Global Surveyor. Utilizando la cámara de infrarrojos de la Mars Odyssey para comprobar las temperaturas diurna y nocturna de los círculos se pudo concluir que podrían ser entradas hacia grandes espacios subterráneos.


Tres imágenes de la misma zona de la superficie marciana tomadas por la cámara del Sistema de Captación de Imágenes de Emisión Térmica del orbitador Mars Odyssey de la NASA. En el centro se observa una de las posibles entradas a una caverna. Con un diámetro de aproximadamente el doble de la longitud de un campo de fútbol (americano), ha sido bautizada con el nombre de "Annie". De acuerdo con los datos recogidos, la temperatura del agujero es inferior a la de la zona circundante por las tardes, siendo superior durante la noche, un comportamiento térmico típico de una abertura hacia un espacio subterráneo.
La imagen de la izquierda fue tomada en luz visible, mientras que las otras dos, en longitudes de onda infrarrojas, dando cuenta de las temperaturas relativas de las diferentes formas captadas por la imagen. La imagen del centro corresponde a media tarde. En ella se observa que el orificio está más caliente que las sombras de las depresiones cercanas que aparecen al norte y al sur, pero más frío que las superficies iluminadas por el sol. En cuanto a la imagen térmica de la derecha, fue tomada en los momentos previos al amanecer, hacia las 4 a.m. hora local. A esa hora, el agujero tiene una temperatura superior a cualquier otra superficie cercana.
Tanto ésta como las otras seis estructuras con comportamiento térmico similar que han sido identificadas se encuentran en la ladera norte de un gran volcán marciano llamado Arsia Mons y situado a 9 grados latitud sur, 239 grados longitud este.
Crédito: NASA/JPL-Caltech/ASU/USGS.
Imagen de alta resolución.



La evidencia de que estos orificios pueden ser entradas hacia espacios cavernosos viene dada por las diferencias de temperatura detectadas en varias imágenes infrarrojas tomadas durante la tarde y las horas anteriores al amanecer. Del día a la noche, la temperatura de los agujeros varía sólo alrededor de un tercio de lo que lo hace en las superficies circundantes.

"Durante el día, los orificios tienen una temperatura inferior a la de la superficie circundante, mientras que durante la noche es superior", explicó Glen Cushing, de la Universidad del Norte de Arizona, en Flagstaff, y miembro del Equipo de Astrogeología del Centro de Investigaciones Geológicas de Estados Unidos. "Aunque su comportamiento térmico no es tan regular como el de las grandes cavernas de la Tierra, que son capaces de mantener una temperatura prácticamente constante, concuerda perfectamente con el propio de grandes orificios subterráneos".

Recientemente, la revista Geophysical Research Letters ha publicado vía online un informe elaborado por Cushing y sus colaboradores sobre el descubrimiento de los orificios.

"Tanto si se trata de simples depresiones como si son aberturas hacia amplias cavernas, estamos ante entradas al subsuelo de Marte", afirmó Tim Titus, del Centro de Investigaciones Geológicas de Estados Unidos, en Flagstaff, y coautor del artículo. "En algún lugar de Marte, las cuevas podrían haber proporcionado abrigo para la vida pasada o presente, o servir como cobijo para los humanos en el futuro".



Seis imágenes captadas en luz visible por la cámara del Sistema de Captación de Imágenes de Emisión Térmica de la Mars Odyssey muestran los siete orificios descubiertos. La luz del Sol procede de la izquierda en todas ellas.
Las cavidades, apodadas las "Siete Hermanas", varían en diámetro entre 100 y 225 metros, y han recibido nombres individuales para facilitar su estudio: de izquierda a derecha, y de arriba a abajo, Dena, Chloe, Wendy, Annie, Abby y Nikki, y Jeanne.
Crédito: NASA/JPL-Caltech/ASU/USGS.
Imagen de alta resolución.



Las cavidades, apodadas las "Siete Hermanas", se encuentran a algunas de las altitudes más elevadas del planeta, en el volcán llamado Arsia Mons , cerca de la montaña más alta de Marte.

"Se encuentran a una altura tan elevada que las probabilidades de que pueda ser utilizado como refugio humano o que albergue vida microbiana son bastante escasas", explicó Cushing. "Incluso aunque haya existido vida sobre Marte, es poco probable que haya alcanzado esta altitud".



Mapa topográfico de Arsia Mons , el volcán marciano en cuyas laderas han sido detectados los orificios.
Imagen de alta resolución.



El nuevo informe sugiere que los profundos agujeros se formaron probablemente ante la existencia de tensiones subterráneas alrededor del volcán que dieron lugar a la formación de fallas que abrieron grandes espacios bajo la superficie. Algunos de los agujeros están en línea con series de depresiones circulares en las que se han ido depositando materiales de la superficie hasta rellenar los huecos creados por la falla lineal.

Las observaciones han animado a los científicos a utilizar la Mars Odyssey y el más moderno Mars Reconnaissance Orbiter para examinar las "Siete Hermanas". El objetivo es encontrar otras aberturas a menores altitudes que sean más accesibles a futuras misiones a Marte.

"La clave para hallar estas formaciones fue la búsqueda de anomalías térmicas durante la noche, puntos calientes", explicó Phil Christensen, de la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe, e investigador principal del Sistema de Captación de Imágenes de Emisión Térmica de la Mars Odyssey. Este instrumento produjo imágenes tanto en el visible como en el infrarrojo que los investigadores utilizaron para examinar las posibles cavernas.

"Ningún otro instrumento de los llevados a Marte podría proporcionar la información térmica que resulta crucial para estas investigaciones", apuntó el científico del proyecto Mars Odyssey, Jeffrey Plaut, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, California. "Este es un buen ejemplo de los excitantes descubrimientos que todavía nos sigue proporcionando la Odyssey". La Mars Odyssey alcanzó Marte en 2001, varios años antes que cualquiera de las otras naves que actualmente se encuentran examinando el planeta. Su predecesora, la Mars Global Surveyor, finalizó su misión el año pasado.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro, una división del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, dirige la Mars Odyssey para el Consejo de Administración de Misiones Científicas de la NASA, en Washington. Lockheed Martin Space Systems, en Denver, es el contratista principal del proyecto y constructor de la nave. El Sistema de Captación de Imágenes de Emisión Térmica a bordo de la Mars Odyssey fue desarrollado por la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe, en colaboración con Raytheon Santa Barbara Remote Sensing, en Santa Bárbara, California, y es operada por la Universidad Estatal de Arizona.


Enlace: http://www.nasa.gov/mission_pages/odyssey/odyssey-20070921.html

www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007