Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias

Fuente: Sondas Espaciales

El agua terrestre se produjo en la Tierra, no en el espacio

¿De dónde proceden los océanos de la Tierra? La mayoría de los científicos creen que proceden de los asteroides y cometas ricos en agua llueven que cayeron sobre el planeta en su juventud. Pero ahora, científicos planetarios japoneses sugieren que los océanos son en realidad "autóctonos" que pueden haberse formado debido a que la joven Tierra tenía una espesa capa de hidrógeno, que reaccionó con los óxidos, en el manto de la Tierra para formar los lagos y los mares.

"El agua es esencial para el origen y evolución de la vida", dice Hidenori Genda del Instituto Tecnológico de Tokio. "¿Por qué existe el agua en la Tierra?, ¿de donde viene? Estas son cuestiones fundamentales para los seres humanos. "

Los científicos creen que, justo después de que la Tierra se formara, esta era muy caliente y seca. Según esta teoría, millones de cometas y asteroides ricos en agua bombardearon nuestro planeta hace unos 3,8 mil millones de años, y ello explicaría por qué más tarde aparecieron los océanos.


Es más, la proporción entre deuterio (hidrógeno pesado ya que contiene un neutrón además del protón) e hidrógeno en el agua de mar coincide con el valor encontrado en los asteroides ricos en agua, lo que sugiere un origen común.

Pero Genda y su colega Masahiro Ikoma sugieren otra posibilidad. Dicen que la Tierra podría haber tenido una gruesa atmósfera de hidrógeno, que reaccionó con los óxidos en el manto de la Tierra para producir abundante agua.

Espesor de gas.

Las evidencias a favor del grueso manto de hidrógeno provienen de la órbita de la Tierra. Su órbita, al igual que la de Venus y de Marte, es muy circular en la actualidad, pero los modelos sugieren que al principio era más alargada. Si los planetas estaban todavía sumergidos en una espesa nube solar rica en hidrógeno esta capa de gas podría haber amortiguado cualquier alargamiento de las órbitas.

Sin embargo, si el agua terrestre se formó a partir de una gruesa atmósfera de hidrógeno, inicialmente debería tener un valor en la proporción entre deuterio e hidrógeno muy por debajo del que vemos hoy en día en el agua de mar. Pero Genda e Ikoma han resuelto este problema. Sus cálculos muestran que, con el tiempo, la relación entre ambos isótopos tendería a ser la adecuada, de forma natural.

Varios efectos han contribuido a este ajuste, incluyendo las fugas de hidrógeno en el espacio. La energía del Sol es la responsable de la mayor parte de la fuga de hidrógeno, pero el deuterio, más pesado, habría escapado con más dificultad, de modo que se han vuelto más concentrado.


Por otra parte, las reacciones químicas favorecen el progresivo intercambio de hidrógeno por deuterio en las moléculas de agua. Aplicando sus cálculos Genda e Ikoma llegan a la conclusión de que los océanos podría haber sido químicamente fabricados aquí, en la Tierra.

"Se trata de un interesante documento, pero, en mi opinión, los resultados no son convincentes", dice Don Brownlee de la Universidad de Washington en Seattle, EEUU. Brownlee señala que un gas rico en nebulosa no es la única manera de hacer circular la órbita de un planeta. "[Y] por lo que yo sé, no existe ninguna prueba directa de una gran cantidad de hidrógeno... sobre la Tierra temprana."

La prueba marciana

"No es sólo teoría, si no que es una buena hipótesis, y creo que es muy interesante para investigaciones futuras", comenta Kathrin Altwegg, de la Universidad de Berna en Suiza. "deberíamos reflexionar sobre las teorías que hablan de la cantidad de agua que los cometas pudieron haber traído."

Ella sospecha que la imagen puede ser completada entre el agua formada en las reacciones químicas en la Tierra, así como los asteroides y cometas.

Pero Altwegg dice que son necesarias muchas más observaciones para aclarar el oscuro panorama de la tempana historia del sistema solar. Se necesitarían misiones espaciales para investigar las proporciones de deuterio e hidrógeno en otros planetas, lunas y cometas en varios lugares del sistema solar.

Una pista intrigante podría provenir del Phoenix Mars Lander de la NASA, que llegará al planeta rojo en mayo de 2008. Su objetivo es medir la proporción de deuterio e hidrógeno en el hielo (de agua) en Marte por primera vez.


"Será muy interesante analizar por fin el agua de Marte", dice Altwegg. "Sería gracioso si Marte no tuviera el mismo tipo de agua que la Tierra."

 


www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007