Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias

Fuente: Astroseti

Las 3 fases del programa lunar chino

El éxito de la misión Chang'e-1 reaviva el interés por el seguimiento del programa lunar chino. Una serie de proyectos sobre los cuales las autoridades no son avaras en información, dando prueba de un realismo muy científico.

El programa escogido por la China se resume en tres fases esenciales de las que la primera está ya en fase de ejecución, las otras ya han sido definidas en mayor o menor detalle, y los ingenieros dan prueba de una prudencia que parece liberarlos de su preocupación de eficacia y profesionalidad.


Primera fase; Reconocer el terreno.

El lanzamiento de Chang' e-1 constituye el inicio de la primera fase de exploración. La sonda ha sido bautizada con el nombre de una diosa que voló hacia la Luna en un antiguo cuento chino. Con una masa de 2.300 kg en el momento del lanzamiento, combustible incluído, Chang' e-1 se inscribirá en una órbita lunar a 200 kilómetros de altitud el 5 de noviembre de 2007 y permanecerá operativa por lo menos durante un año.

El fin principal de esta misión es en primer lugar exploratorio. En efecto, se trata ante todo de preparar el terreno con vistas a la fase siguiente, que preve el aterrizaje de maquinas automáticas. Con la ayuda de ocho equipos específicos; Visor tridimensional, interferómetro, espectrómetro de rayos X y gamma, altímetro láser, detector de microondas, detector de partículas solares de fuerte intensidad y un detector de iones de baja intensidad, la sonda realizará un estudio muy completo de regiones enteras, particularmente cerca de los polos.

Realizará también el análisis de la concentración y de la proporción de 14 elementos naturales potencialmente explotables, como el helio 3, el isótopo no radiactivo del helio y que puede ser utilizado para la generación de energía nuclear.


Segunda fase; Enviar robots de exploración.

Esta etapa está orientada a la llegada de las primeras maquinas automáticas chinas a la superficie de la Luna. Anunciada para 2012, sorprende por su precocidad porque los chinos anunciaron haber eliminado la etapa del simple alunizaje estático para enviar directamente un robot de exploración móvil. Esto acarrea problemas complejos de resolver, sabiendo que el mínimo peso que depositemos en la Luna, aumenta la masa total que hay que arrancar previamente de la atracción terrestre.


El lanzamiento del Chang'e-1 el 24 de octubre de 2007 © Xinhua



Los objetivos científicos son más vastos que los de la primera fase, y comprenden un estudio tectónico y de la estructura interna de las zonas prospectadas, que se sitúan como complemento de los programas científicos empezados desde la órbita. También están previstas observaciones astronómicas, sin más detalle por el momento.

China no ha aclarado todavía si el vehículo lunar robotizado formaría parte de un conjunto más importante donde una parte permanecería orbitando, o si sería un elemento integrante de un aterrizador. Puede ser no obstante, que la decisión todavía no esté tomada.


Tercera fase; Regresar con rocas lunares

La misión programada para el 2017 prevé el envío a la Tierra de muestras de suelo lunar. Éstos no estarían recogidos al azar, sino previamente analizados a bordo del aterrizador con la finalidad de traer sólo los más interesantes.

No se tratará de un aterrizador estático, sino más bien de un rover. Su misión no se limitará a regresar con la cápsula de vuelta con las muestras. El robot continuará con su actividad de exploración de los alrededores.


Un chino en la Luna

El envío de hombres a la Luna no es ahora un tema de actualidad, y la complejidad parece grande. La Comisión de las Tecnologías Científicas y de la industria para la Defensa Nacional anunció por boca de su subdirector, Sun Laiyan, que China todavía estaba lejos de poder enviar a un hombre a la Luna. " Por el momento no poseemos la tecnología necesaria, y no podemos resolver los problemas en un período corto de tiempo" precisó, añadiendo que "las investigaciones científicas se efectuarán gracias a las exploraciones lunares de la China".

Luan Enjie, comandante en jefe del proyecto de la sonda lunar china, declara: "Un alunizaje habitado es un proyecto lleno de grandes dificultades, importantes riesgos y necesitado de grandes inversiones".


Enlace: http://www.futura-sciences.com/

www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007