Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias

Fuente: Turismo Astronómico

Turismo Astronómico

Durante la última década, Chile a experimentado un fuerte incremento en cuanto a desarrollo del turismo astronómico se refiere, aprovechando las bondades de un excelente clima y cielos despejados durante gran parte del año, que lo ha caracterizado a nivel mundial como los "más limpios del planeta". Esto ha permitido un auge importante en el número de turistas que goza de un tipo de turismo catalogado de intereses especiales, debido a que no es masivo, debe ser en zonas aptas para esta práctica y por lo demás, debe entretener y educar a quien lo realiza.

Ya a comienzos de los '60 empezaron a construirse los primeros observatorios para investigación científica en el norte chico de Chile, todos asociados a empresas o instituciones extranjeras, que vieron en esta parte del orbe un punto interesante para los eventos cósmicos que se producen. Fue así como ha sido posible detectar el descubrimiento de súper novas, o la aparición de cuerpos celestes que no se tenían contemplado, el paso de Halley en 1986, y un par de veces el paso de la ya mítica estación espacial rusa MIR.

Pero no sería todo, porque en la segunda mitad de los '90, se empezó a construir el observatorio mas grande del mundo: VLT Paranal, perteneciente a ESO ( European Southern Observatory ), ubicado en el norte grande chileno, en pleno desierto de Atacama. Con Paranal, ya eran 5 los observatorios astronómicos ubicados en Chile: Tololo, La Silla, Las Campanas, Cerro Pachón y el ya mencionado Paranal. Después se sumaron otros tantos, mas pequeños, pero con el mismo fin que los anteriores.

Esto derivó que en 1998 se iniciara en la tierra de la Premio Nóbel de Literatura 1945, Gabriela Mistral, el primer observatorio de carácter turístico y educativo: Mamalluca, ubicado en el norte chico chileno en el cerro del mismo nombre. Con 3 etapas, 2 ya construidas y la última por finalizar, acercó y expandió este tipo de turismo a la gente, no sólo para ver lo que es un observatorio, sino para poder contemplar en terreno la observación astronómica.

Para los próximos años, se espera que Chile tenga el reconocimiento mundial por tener el mejor turismo astronómico del planeta, con infraestructura idónea y que los gobiernos venideros y las empresas privadas inviertan en lo que puede llegar a convertirse en patrimonio turístico nacional.


www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007