Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Nuestra web
Email: elcielodelmes @ elcielodelmes.com

Visitas:
Noticias


La luz de las estrellas y su espectro

 

Todos hemos visto que, si mientras llueve hay sol, en algún lugar del cielo se forma un espectáculo mágico y maravilloso. El "Arco Iris". Este se forma por descomposición de la luz blanca en sus colores primarios al atravesar un prisma, en este caso las gotas de lluvia. Esto es el "Espectro visual" y también lo podemos observar en una cara de un CD-ROM, en las caras de un cristal y en una cascada de agua, por ejemplo.

Pues bien, toda luz que viene de algún sitio es susceptible de ser descompuesta en su Espectro, del rojo al violeta y otros colores a ambos lados que nuestros ojos no pueden ver. El Espectro electromagnético va desde los rayos gamma a la izquierda hasta las ondas largas de radio a la derecha.

La luz que viene de las lejanas estrellas lo hace en forma de ondas y en forma de partículas llamadas fotones, que pueden viajar a la velocidad de la luz porque no tienen masa. Cuando los fotones pasan a través de un objeto translúcido se produce la "refracción" que varía según la velocidad de la partícula, que depende de su longitud de onda. Sucede que todos los elementos químicos conocidos son iguales en cualquier parte del universo y por lo tanto la luz que llega de lejos también trae la misma información. Esto posibilita que podamos conocer de qué están hechas las estrellas que vemos.

Pero hay más. Si el espectro sufre un corrimiento hacia el rojo, podemos asegurar que la fuente de luz, en este caso la estrella, se aleja de nosotros y lo contrario sucede si el corrimiento es hacia el violeta. Esto es así porque cambia su frecuencia y el fenómeno conocido como "aberración de la luz" es equivalente a cuando oímos un tren que se aleja o uno que se acerca. Las ondas cambian su frecuencia y el sonido es más grave cuando se aleja que cuando viene hacia el observador. Esto es fundamental para determinar la velocidad de la estrella y su sentido respecto a nosotros. La estrella más cercana a la Tierra es Alfa Centauri y su luz tarda unos tres años y medio en llegarnos. Con la tecnología actual no sería posible en una vida llegar allí. Las estrellas están tan lejos que su distancia no fue hallada hasta 1846 en que se midió su "paralaje", es decir el ángulo de desviación desde dos posiciones distintas en la órbita terrestre. La distancia se mide también a través de su luminosidad intrínseca, para lo cual son increíblemente exactas un tipo de estrellas llamadas "cefeidas", cuya variabilidad depende de su brillo.

Luz de las estrellas en Carina

Las estrellas están hechas de los mismos elementos que se encuentran en la Tierra pero no en la misma proporción.

Su espectro nos informa exactamente de su estructura y su luz nos cuenta también de su temperatura. Van desde el rojizo de la clase M al naranja de la clase K, pasando por el amarillo y azulado de las clases B y O. Es difícil percibir el color de las estrellas pero se puede hacer cuando hay dobles contrastadas.

La velocidad de las estrellas es también un parámetro que se puede medir con precisión. Todas orbitan la Galaxia pero tienen también movimientos intrínsecos. Si viéramos las constelaciones dentro de unos 2.000 años habría cambiado su forma sensiblemente.

Contraste de colores en M 103

Finalmente quiero llevar al ánimo de los lectores que conocer a las estrellas es conocernos a nosotros mismos, pues como decía Karl Sagan somos "polvo de estrellas" y estamos hechos de sus mismos elementos y que tal conocimiento por la distancia que nos separa sólo lo obtenemos a través de su luz, por lo que os aconsejo que... sigáis mirando al cielo ¡!.

Los colores de las estrellas en el Cisne

Autor: Manuel Manero


Autor: Manuel Manero

Visto en: Zarabanda digital


www.elcielodelmes.com © Vicente Díaz 2007